Canal de noticias


Apple y cinco grandes editoriales acusadas de pactar precios en los libros electrónicos

Manuel Blázquez - Nuevas Tecnologias

11 de Abril de 2012

La querella ha sido interpuesta por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos contra un acuerdo ilegal que podría haber hecho a los consumidores pagar millones de dólares de más.


Un oligopolio es una situación del mercado en el que unos pocos productores dominan los procesos del mismo. En principio, se puede llegar a pensar que en un mercado libre de competencia, esta situación puede darse cuando esos pocos productores tienen verdaderas ventajas competitivas respecto al resto de competidores y en cierto modo, sus buenas prácticas dan lugar a acaparar un determinado sector del mercado. En algunas ocasiones se llega a practicar el “dumping”, o lo que es lo mismo, vender a precios por debajo del coste de producción. Contra eso no se puede competir y la mayoría de los competidores quedan fuera.

Por otro lado, un oligopolio se puede alcanzar con no tan buenas prácticas. En concreto, una figura derivada de esta situación es el denominado como cartel. En este caso, esos pocos productores se ponen de acuerdo en fijar las condiciones del mercado, condiciones que por otro lado hacen que nadie puede competir. Y cuando se habla de condiciones se habla de acordar entre ellas la producción y distribución para dejar fuera a la competencia. Esta figura, pretende, en definitiva, imponer los precios y por tanto, perjudica no solamente a la competencia sino al propio consumidor.

Pues eso mismo es lo que ha denunciado el departamento de Justicia de los Estados Unidos al presentar una demanda contra Apple y cinco editoriales norteamericanas por haber llegado a acuerdos al pactar los precios de venta de los libros electrónicos, violando las leyes antimonopolio. En concreto las editoriales demandadas son Hachette, MacMillan, Harper Collins, Penguin y Simon & Schuster, cinco de las más grandes en el mundo editorial norteamericano e incluso mundial.

En la demanda, un portavoz del ministerio de justicia norteamericano ha acusado directamente de conspiración de los acusados, quienes previamente al lanzamiento del iPad en la primavera de 2010 pactaron los precios de venta de los e-books. Esto ha supuesto “que los consumidores hayan tenido que pagar decenas de millones de dólares de más”, ha indicado el portavoz.

El acuerdo ilegal podría haber sido una reacción ante el éxito de Amazon en su bajada de precios de e-books

El pacto podría haber sido consecuencia del éxito de Amazon, cuando puso en el mercado el dispositivo Kindle y toda una estrategia de ventas conjunta en la que los libros electrónicos podían ser comprados por cifras inferiores a 10 dólares la unidad. Ante la imposibilidad de poder competir con esos precios, los cinco acusados crearon una estrategia paralela, fijando los precios para sus libros electrónicos. En los términos de la querella presentada en Nueva York, se indica que: "Las editoriales temían que los bajos precios de comercialización de los libros electrónicos podrían llevar a un eventual descenso de los precios mayoristas de esos libros, así como rebajar los precios de las obras impresas y otras consecuencias que querían evitar".

De esta forma, el acuerdo entre las cinco editoriales acusadas con Apple supondría la subida significativa de precios trasladando el tipo de negocio mayorista por un modelo de negocio de agencia por el que se controla hasta el precio que el consumidor final paga por el producto. La figura de Apple en este caso, avalaría las ventas y ofrecería una imagen de mercado sólido. A cambio, el gigante de la manzana se habría embolsado una comisión del 30% por cada unidad.

El ministerio de Justicia cita al fallecido Steve Jobs como el arquitecto de la trama, por su interés en anular la fuerte competencia del Kindle de Amazon. Una de las evidencias que el Departamento de Justicia muestra para apoyar la querella es que se dejaron de comercializar las versiones digitales de los libros de mayor tirada al precio de 9,99 dólares, subiendo su precio a una margen entre 12,99 y 16,99 dólares.

Apple también ha sido acusada de publicidad engañosa del iPad

Este varapalo contra Apple se viene a sumarse con la noticia que saltó a los medios, este pasado fin de semana, en el que varios consumidores denunciaron a Apple ante el Regulador de Publicidad del Reino Unido por información engañosa sobre el funcionamiento del iPad. En concreto, la denuncia que ha supuesto el inicio de una investigación por parte de la Autoridad de Normas de Publicidad viene a indicar que entre las bondades del dispositivo se encuentra el acceso 4G, inexistente todavía para los usuarios británicos. Una investigación similar ha ocurrido en Australia, en el que Apple ha decidido reembolsar su dinero a los clientes insatisfechos.