Agradecemos sus donaciones


Canal de noticias



120 millones de dólares por un grito

Susana Blázquez - Arte y Cultura

3 de Mayo de 2012

El famoso cuadro de Münch que refleja el máximo exponente del expresionismo del siglo XX ha alcanzado una cifra récord en el mercado del Arte, una cifra nunca antes pagada.


Existen cuatro cuadros del noruego Münch titulados El Grito. Solamente uno de ellos pertenecía a una colección particular, que el propio autor había regalado a su vecino y amigo, y que ayer el heredero de éste, Petter Olsen, ofreció en subasta a la prestigiosa casa de subastas Sotheby's en Nueva York. Tras una puja de 12 minutos el cuadro fue adquirido por 119,90 millones de dólares por un nuevo y anónimo dueño.

El propio Olsen dijo vender la obra porque era "el momento de darle al resto del mundo la oportunidad de poseer y apreciar este extraordinario trabajo". Bonitas palabras para decir que prefiere el dinero que esta obra le puede reportar a seguir viéndola colgada en su casa y pagar el seguro que debe suponer tener una obra tan valiosa. Es muy comprensible. Lo que a lo mejor este noruego no podía imaginar era que se convertiría en la obra más cara vendida en una subasta.

"El grito" está considerada una de las obras más importantes del expresionismo, movimiento cultural que nació en Alemania a principios del siglo XX y que, más que caracterizarse por unos elementos comunes, fue una forma diferente de entender el arte y reaccionar ante el impresionismo, con un estilo más personal del autor, en el que su mundo interior cobra más protagonismo.

El grito representa la angustia interior y la desesperación existencial. Se entiende esta obra conociendo la vida del autor, Edvard Münch, que tuvo una infancia traumatizada al presenciar la muerte de su madre y una hermana y que le produjo serios problemas mentales de adulto. Su obsesión por la muerte, la enfermedad y la locura están muy presentes en su obra.

Desde ayer, esta genial obra tiene nuevo dueño.