Canal de noticias


Argentina nacionaliza YPF y España piensa ya en represalias

Manuel Blázquez - Economía y Política

16 de Abril de 2012

En una acción que ha provocado una bajada significativa en las acciones de Repsol en la bolsa de Nueva York, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ha cumplido con sus amenazas de nacionalizar YPF. El gobierno español no ha tardado en reaccionar y prepara ya represalias contra Argentina.


La noticia ha corrido como la pólvora por todos los parqués mundiales. No se habla de otra cosa en los foros económicos mundiales y en especial, en los hispanoamericanos. En el día de hoy la presidenta de Argentina, Cristina Fernandez ha anunciado la nacionalización de la mayor empresa petrolífera argentina YPF, hasta hoy bajo el control de la empresa española Repsol.

YPF aportaba hasta el día de hoy, nada menos que el 25% de los ingresos de la empresa española. En total, Repsol recibía de la filial argentina más de 1.200 millones de euros netos, por una actividad que se cifra en el 50% de la producción en hidrocarburos y en un 40% de sus reservas. Todas estas cifras contribuían a que Repsol fuera la octava compañía petrolífera mundial en producción del crudo.

YPF, la mayor empresa del conglomerado de Repsol

Repsol, que contaba con el 58,23% de las acciones de su filial YPF, ha estado negociando hasta última hora con el gobierno argentino por la permanencia en la situación actual, con apoyo incluido del Gobierno español. Durante la semana pasada, la escalada en la acritud de las declaraciones por parte del gobierno de Mariano Rajoy fue en aumento hasta que dejaron que las últimas presiones se llevaran a cabo por la propia empresa.

Por su parte, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, no se ha dejado vencer por las presiones y ha declarado de utilidad pública a la empresa petrolífera y expropiado el 51% del patrimonio de YPF. En total, la medida conlleva que el 51% pase a estar bajo control del Estado argentino y el 49% restante se distribuya entre las provincias.

Las justificaciones de la presidenta argentina para confirmar la expropiación

La presidenta ha sido clara en sus declaraciones indicando que “en 2011 ha sido la primera vez, en 17 años, que se ha tenido que importar crudo por valor de 3.029 millones de dólares”. Seguidamente ha responsabilizado a Repsol de la bajada en la producción de crudo y ha basado la medida en lo que otros países han hecho con sus empresas petroleras de bandera como son el caso de Venezuela, Arabia Saudí o Noruega, quienes controlan la producción que se extrae dentro de sus fronteras.

En definitiva, es muy posible que la medida deje tocado al estado español mientras que el estado argentino probablemente no tarde en recuperarse en el medio plazo, tal y como han indicado algunos expertos han indicado, sin tener en cuenta el respaldo que España tiene en la Unión Europea.

Es muy posible que las motivaciones de Argentina no hayan sido desveladas al tratarse de interés nacional y que la jugada de Cristina Fernández tenga mucho que ver con el descubrimiento el pasado año de un yacimiento de petróleo y gas natural en las provincias de Mendoza y Neuquen, que de confirmarse podría duplicar las reservas argentinas de forma que pueda llegar a ser autosuficiente.

Entonces, si ya se conocía el yacimiento y su posible magnitud, ¿por qué ha dado tanta importancia la presidenta en sus declaraciones la baja producción? Repsol ya indicó que probablemente el yacimiento era de tal magnitud que haría falta inversión fuera de la empresa para poder acometer tal proyecto.

Las reacciones de los miembros del gobierno

En el día de hoy, ante la crisis desatada por la medida de nacionalización de YPF, el gobierno español ha celebrado una rueda de prensa conjunta con la presencia de los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, el de Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz.

Partiendo de la línea que han marcado hasta el momento los ministros se han remitido a todas y cada una de las declaraciones de la semana pasada. Con ello, han querido dejar claro ante el gobierno argentino su clara indignación por la medida.

García-Margallo ha leído una declaración en la que da por hecho la ruptura en el clima de cordialidad y amistad entre ambos países y es posible que en breve llame a consultas al embajador en Buenos Aires. El ministro de Asuntos exteriores, quien ha presidido las negociaciones entre ambos países, mostraba así de crudamente su indignación por la medida arbitraria tomada por Argentina.

El ministro Soria, por su parte ha indicado que una acción contra una empresa española es una acción contra el propio país. En sus propias palabras ha empleado la expresión “decisión hostil contra Repsol y por tanto, contra España

Tal y como sucede cuando una empresa despide a un empleado, y manda a un agente de seguridad que le acompañe hasta la salida sin apenas tiempo para recoger sus cosas, así ha sucedido cuando el consejero del Estado argentino en YPF, Roberto Baratta, ha llegado a la sede de Repsol en Buenos Aires y ha ordenado la automática expulsión de todos los directivos españoles. El propio Antonio Gomis, ejecutivo de mayor rango en la estructura de la compañía ha sido requerido a recoger sus pertenencias y abandonar las dependencias.

El secretario de Estado español para la UE, Iñigo Méndez de Vigo, ha ido un paso más allá y ha declarado que “Argentina se podría convertir en un apestado internacional si rompe las reglas de juego”, en clara alusión a posibles represalias ya no desde el estado Español sino desde la misma Unión Europea, quien bloquearía las negociaciones para la firma de un acuerdo de asociación entre la UE y el Mercosur. En este caso, se pretendería que el resto de países de la alianza sudamericana presionaran a Argentina.