TU HORÓSCOPO

LA PRENSA DEL MISTERIO

Artículos destacados en Mundo Misterioso


Verdadera pelea científica por datar la fecha de poblamiento de seres humanos en América

Manuel Blázquez - Ciencia Fringe

9 de Abril de 2012

Las tribus Clovis eran consideradas, hasta hace poco, las primeras que poblaron el continente americano. Ahora nuevas evidencias ponen en entredicho esta teoría. La pelea científica entre los seguidores de la teoría del poblamiento tardío y del poblamiento temprano está servida.


Los Clovis han sido hasta ahora y desde hace un siglo, la cultura más antigua del continente americano. En los yacimientos estudiados desde hace aproximadamente un siglo hasta nuestros días, se han hallado utensilios y herramientas cuya datación mediante radiocarbono, ofrece resultados de antigüedad de entre 11.500 y 10.900 años.

Las primeras piezas fueron encontradas en la ciudad de Clovis, en el estado de Nuevo Méjico, Estados Unidos, en 1929. Posteriormente en 1932, el equipo liderado por Edgar Billings Howard, estudió el asentamiento indígena. Tras estos hallazgos arqueológicos, se propuso la teoría del poblamiento tardío del continente americano.

La teoría de una larga migración

Esta teoría supone que un grupo de seres humanos, hace 13.500 años, atravesaron el estrecho de Bering a pie, cruzando desde lo que hoy en día es el cabo Dezhneva en el extremo de la Siberia rusa hasta el cabo Príncipe de Gales en Alaska, ya en el continente americano. Se ha de tener en cuenta que por entonces el nivel del mar era inferior al actual y existía un puente de tierra entre ambos continentes. Hoy en día, las Islas Diómedes son la única porción de tierra en medio del paso de agua.

De la cultura Clovis se han encontrado, entre otros muchos utensilios, la clásica punta Clovis, una herramienta tallada en sílex con tal precisión que se puede considerara un verdadero avance tecnológico de la época de finales del periodo Pleistoceno. En su contexto, es similar al avance tecnológico que ha supuesto Internet para la comunicación de las personas en nuestros días.

La punta Clovis, entre otras utilidades, resultaba un arma muy eficaz en la caza de grandes mamíferos como los mamuts. De hecho, en la mayor parte de los asentamientos Clovis estudiados, han aparecido restos de estos animales.

Nuevos descubrimientos rebaten la teoría de poblamiento tardío

Hace un año, se descubrieron evidencias arqueológicas que indicaban que los primeros habitantes del continente americano vivieron allí antes de lo que se creía. Se descubrieron hallazgos de nuevas herramientas y restos de asentamientos, en concreto más de 15.000 piezas con una antigüedad de 15.500 años, más de dos milenios antes que la cultura Clovis.

Los hallazgos fueron encontrados en el yacimiento de Buttermilk Creek, a menos de 100 kilómetros de la ciudad de Austin en Texas y sorprende sobre todo, el tamaño de las herramientas. Según Michael Waters, especialista de la Universidad de Texas y quien realizó el hallazgo, el tamaño de las piezas es menor que los encontrados hasta la fecha, lo que hace suponer que estaban diseñados para ser trasladados con facilidad. Esto da una idea del carácter nómada de estos primeros pobladores.

La revista Science publicó entonces un artículo sobre el descubrimiento, en el que se describía la situación de los objetos en un estrato de suelo más bajo que los habituales para la cultura Clovis. Esto, a juicio de los autores, es una prueba irrefutable de la existencia de seres humanos en épocas anteriores a los Clovis.

Otros científicos avalan la teoría del poblamiento temprano

Ya existían dudas sobre la teoría de los Clovis como los primeros moradores de América antes de producirse el descubrimiento. Algunas razones expuestas por científicos que cuestionaban la teoría del poblamiento tardío, se basaban en que ningún yacimiento del noroeste de Asía, de donde se supone que partieron los Clovis, contiene algún objeto similar a los pertenecientes a la tecnología Clovis. Además en zonas de América del Sur, como en la Cueva de Pedra Furada, en Brasil, se han encontrado otros yacimientos que no son Clovis y que datan de la misma época.

Por otra parte, el corredor del rio Mackenzie, vía natural de descenso desde Alaska, a través de Canadá, hacia el resto de América no pudo ser transitable hasta el 14º milenio anterior a nuestra era, debido a la glaciación en la que se encontraba. Entonces, ¿Cuál fue la ruta que siguieron estos grupos pre-Clovis para que grupos de Sur de América estén datados con anterioridad a los grupos del Norte? Las rutas alternativas a la Norte-Sur ya fueron formulada por científicos como Bryan y Fladmark en 1979. Ciertos grupos pudieron salir de la península de Kamchatka, más al Sur de Alaska e incluso circunnavegar el Océano Pacífico hasta llegar a Baja California, evitando así la barrera de hielo del entonces periodo glaciar.

Nuevas preguntas a la espera de respuesta

La primera pregunta es, ¿son los Clovis y por tanto, los sudamericanos, descendientes de los mismos primeros moradores? En cierto modo, sería aventurado contestar de forma positiva a esta pregunta. Hay que esperar a próximas investigaciones relacionadas con el estudio de herramientas, su relación y evolución racional. No obstante, el descubrimiento ha reavivado la discusión entre partidarios del poblamiento temprano y tardío.

¿Es posible que ambas culturas sean procedentes de Asia?, es decir, ¿es posible pensar en dos diferentes supermigraciones llevadas a cabo en diferentes épocas? En cualquier caso, los científicos no descartan ninguna teoría que explique la coexistencia de ambas culturas compartiendo espacios en la misma época, aunque el peso que tiene las razones que apoyan la teoría de dos migraciones sucesivas sin aparente nexo de unión entre ambas, cada vez toma más fuerza.

No obstante, existen dudas razonables para descartar dos migraciones por separado que apoyan la posibilidad de que los Clovis sean descendientes directos de los primeros habitantes. Éstos primeros obtuvieron la técnica para construir nuevas herramientas más adaptadas a un entorno sedentario, al ser de mayor tamaño. En los próximos años se esperan resultados que aclaren este importante acontecimiento en la historia del Hombre.