El mundo educativo

La Educación en la prensa

Artículos destacados en Educación, Formación y Cultura

Metadatos, la información que nunca se ve pero que difunde el conocimiento

Manuel Blázquez

24 de enero de 2012

El conocimiento se ha diseminado a una escala sin precedentes gracias a Internet. Los metadatos juegan un papel fundamental en su búsqueda.


Los metadatos, la información que nunca se ve pero que difunde el conocimiento El conocimiento se ha diseminado a una escala sin precedentes gracias a Internet. Los metadatos juegan un papel fundamental en su búsqueda.

Un recurso u objeto educativo creado como unidad de conocimiento e información será utilizado y diseminado sin importar su extensión o naturaleza. Desde el momento en que un recurso puede ser usado en diversos contextos recibe la propiedad de reutilizable. Pero independientemente del contexto en el que se use, el recurso educativo ha de acompañarse de una información anexa al mismo que permita su fácil identificación y alcance.

Cantidad óptima de metadatos asociados a un recurso digital

Esta información se denomina metadatos, es decir, datos que definen datos. Normalmente, si el lenguaje habitual para el desarrollo de páginas web es HTML, en el desarrollo de un fichero de metadatos se utilizará XML, que resulta un lenguaje sencillo, abierto y fácil de utilizar. Un documento de metadatos XML se compondrá de etiquetas en cuyo interior residen los metadatos que se quieren guardar. Además es resulta muy sencillo la visualización de los mismos en entornos web.

Pero, la primera pregunta que surge cuando hay que generar metadatos asociados a un recurso digital es la cantidad óptima que se ha de utilizar. En general la respuesta es muy sencilla, cuantos más metadatos se asocien mayor será la localización del recurso y mejor definido estará.

No obstante, se puede limitar el número de metadatos que definen un recurso sin perder por ello capacidad de definición y localización en cualquier buscador y normalmente, el número de metadatos dependerá de factores que se asocian a la naturaleza de los recursos.

El sistema LOM de metadatos

Así, si la información a desarrollar abarca una temática abstracta o el tipo de recursos se puede encuadrar en multitud de contextos, serán necesarios una gran cantidad de metadatos. En estos casos, el estándar LOM(del inglés Learning Object Metadata, o Metadatos de Objeto Educativo) propuesta por IEEE (del inglés Institute of Electrical and Electronics Engineers) especifica un agrupamiento de metadatos basado en una disposición jerárquica de nueve grandes bloques de información.

De estos nueve grupos, se ha desarrollado un árbol jerárquico cuyas hojas representan un metadato en su máxima definición, siendo 64 el número total de metadatos disponibles en LOM. La mayoría de los objetos educativos y de la documentación en general, de forma práctica, no requiere tal nivel de definición, por lo que no es probable encontrar un documento definido por más de una veintena de metadatos.

La iniciativa Dublin Core

Según indican en su página web, DCMI o en español, La iniciativa Dublin Core tiene su origen durante la segunda conferencia internacional de WWW en octubre de 1994 en Dublin, Ohio (USA). En dicha conferencia, diversos organismos como SoftQuad, OCLC y NCSA entablan conversaciones sobre la semántica y las dificultades de la Web en la búsqueda de recursos. Por entonces sólo existían alrededor de medio millón de objetos direccionables en la Red.

El núcleo de Dublín (en inglés, “Dublin Core”) quiso entonces determinar las bases y conceptos de la definición de una estructura de metadatos que, originalmente pudiera ser compatible con la propia definición bibliográfica tanto de las obras escritas en papel como de los contenidos electrónicos.

De las discusiones iniciales surgió un grupo de trabajo a modo de taller que estudió la forma de simplificar núcleos semánticos para priorizar la categorización y la clasificación de objetos digitales en la web. Su finalidad era clara. Facilitar la búsqueda y su recuperación de objetos digitales para fomentar el aprendizaje y el intercambio de ideas.

Niveles en la metodología de los metadatos

Respecto a los contenidos funcionales de la iniciativa, tiende a ser más específica que otros sistemas respecto al tipo de metadatos a utilizar. Para ello aplica una metodología consistente en la existencia de dos niveles:

  • El Simple.
  • El Qualified.

El primero se compone de 15 elementos y el segundo incluye un conjunto de elementos cualitativos o “adjetivos” que profundizan en la concreción del metadato a contener. Además, tal y como expresan Royet y Martín en su publicación en la que comparan LOM y Dublin Core, los elementos cualitativos cumplen el principio de mutismo, dado que los elementos de nivel simple pueden existir sin necesidad de calificadores.

Comparando los estándares

Tras analizar ambos sistemas de definición de metadatos, se observa que si el nivel de uso de metadatos es pequeño y concreto, ambos estándares son compatibles. No obstante, dicha compatibilidad se reduce si el objeto educativo se tiene que definir mediante una cantidad elevada de metadatos.

Desde el punto de vista de su aplicación, ambos estándares tiene una gran extensión en la definición de objetos educativos. Mientras que LOM ha tenido más aceptación cuando se trata de etiquetar y empaquetar objetos educativos, Dublin Core se ha especializado en la gestión de fondos bibliográficos, siendo el estándar preferido en la gestión de bibliotecas.

Este artículo es una re-edición del publicado por el autor por primera vez en Suite101