NOTICIAS DE LA CIENCIA

Canal de noticias de la NASA Canal de noticias de MUY Interesante Canal de noticias del NOAA - Vigilancia atmosférica

NOTICIAS DE LA INGENIERIA

IEEE Spectrum magazine PING - Proyectos de Ingeniería

Destacado en Ciencia



Aumenta el hielo en la Antártida, mientras el Ártico sigue su proceso de disminución

Manuel Blázquez - Ciencia e Ingeniería

13 de Noviembre de 2012

Un estudio de la NASA revela que mientras que el Ártico ha sufrido enormes pérdidas de hielo en las últimas décadas, la extensión del hielo global en la Antártida ha aumentado ligeramente.



Hasta ahora, todos los paneles científicos han mostrado su cara más pesimista respecto a los efectos del cambio climático. De hecho, el mundo parece que en las próximas décadas sufrirá cambios dramáticos: lugares donde las inundaciones harán estragos, zonas que se desertificarán aún más por el efecto de devastadoras sequías, inviernos más templados, deshielo que hará subir el nivel de los océanos, en definitiva un panorama al que habrá que ir acostumbrándose poco a poco, año a año.

Pero, hete aquí que aparece los científicos de NASA quienes conjuntamente con los investigadores del British Antarctic Survey ha publicado que si bien, el hielo del Ártico se encuentra en proceso de disminución año a año, en la Antártida está ocurriendo todo lo contrario.

Los científicos investigadores, Ron Kwok del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA y Paul Holland, de Consejo de Investigaciones del Medio Natural del British Antarctic Survery, de la Universidad de Cambridge, han estado estudiando los datos procedentes de más de cinco millones de medidas directas de la deriva de los hielos, tomadas en un periodo de los últimos 19 años por cuatro satélites meteorológicos del Departamento de Defensa norteamericano. La conclusión directa es clara: por primera vez, se están produciendo cambios a largo plazo en la deriva del hielo oceánico que circunda la Antártida.

A juicio de Holland, hasta el momento no había habido más que especulaciones en relación a los datos que procedían del efecto de los vientos antárticos obtenidos de modelos de simulación por ordenador. Es con este descubrimiento cuando el equipo de Holland describe una cuestión que viene a ofrecer más complejidad al cambio climático.

Para simplificar las conclusiones, el estudio indica que la capa de hielo antártica está aumentando poco a poco. No obstante, dependiendo de la región en la que se encuentre se dan casos de retirada del hielo. Estas dos cuestiones llevan a determinar que la cifra neta de la superficie cubierta por hielo es positiva, ya que el aumento en la superficie cubierta es mayor que las zonas donde la pérdida es predominante. Como explicación al efecto positivo, Holland y su equipo apuntan a que los cambios regionales son causados por variaciones en los vientos preponderantes, los cuales, a su vez, afectan a la capa helada a través de los cambios en la deriva del hielo y de la temperatura del aire.

Los cambios en la deriva del hielo afectan a los océanos que rodean la Antártida, en términos de temperatura y salinidad del agua, parámetros que influyen en el crecimiento del hielo marino.

El hielo oceánico juega un papel fundamental en el medio ambiente terrestre. Gran parte de la radiación solar es reflejada desde el mar y en mucha mayor medida desde las áreas heladas. Si bien se han registrado mínimos en la superficie cubierta por el hielo durante los correspondientes veranos boreal y austral, en cambio se ha observado una mayor extensión de superficie cubierta por el hielo durante el invierno austral en la Antártida hasta sumarse una superficie dos veces el tamaño de Europa.

En definitiva, la ampliación en la superficie helada antártica se debe principalmente a los vientos de dirección norte, sin freno alguno al estar rodeado de miles de kilómetros de océano. Este mismo modelo del aumento de los vientos de dirección norte, es válido para identificar una de las causas de la pérdida de masa helada en el Ártico, rodeado en mayor extensión por las masas terrestres de los continentes circundantes. De hecho, una de las batallas económicas abiertas entre las grandes potencias del hemisferio norte es el dominio por el llamado paso del Noroeste, una vía abierta entre las masas de hielo que permite la navegación, hasta ahora imposible, por estar todo el año cubierta de hielo.

Información obtenida desde la web del JPL-NASA y disponible en http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2012-355