NOTICIAS DE LA CIENCIA

Canal de noticias de la NASA Canal de noticias de MUY Interesante Canal de noticias del NOAA - Vigilancia atmosférica

NOTICIAS DE LA INGENIERIA

IEEE Spectrum magazine PING - Proyectos de Ingeniería

Artículos destacados en Ingeniería y Ciencia


NASA presenta el uso de bacterias para mover su nuevo vehículo espacial

Manuel Blázquez - Física e Ingeniería

26 de Enero de 2012

La NASA aprovecha el gran descubrimiento del doctor Derek Lovely que servirá como combustible en un gran número de medios de transporte, las bacterias del río Potomac.


¿Qué bacteria podría servir como combustible? Esta pregunta ha sido respondida por el Dr. Derek Lovely , profesor de microbiología en la Universidad de Massachusetts, tras analizar los sedimentos del río Potomac, el que cruza la capital de los Estados Unidos, Washington DC.

Entre los sedimentos, Lovely descubrió la Geobacter sulfurreducens, una bacteria perteneciente al género Geobacter y que podría revolucionar completamente la actual forma de diseño y desarrollo de los vehículos espaciales.

¿Qué combustible emplean actualmente los vehículos espaciales?

Los dos únicos destinos espaciales sobre los que han circulado vehículos terrestres han sido Marte y la Luna. En el caso de los rovers enviados al planeta rojo, los medios motrices empleados han sido bien baterías de plutonio o bien paneles solares. Según los expertos, los paneles solares tienen menor rendimiento que el plutonio.

Pero, ¿cómo son estas bacterias capaces de producir la energía suficiente para mover un vehículo en el espacio?

El Dr. Lovely explica que las bacterias descomponen materiales metálicos y como parte de su metabolismo ¡¡¡ PRODUCEN ELECTRICIDAD!!!!. De esta forma, la energía eléctrica se acumula en baterías que permiten su conexión a cualquier motor eléctrico y ¡voila!, se genera movimiento. Derek ha hecho la analogía de la producción eléctrica de las Geobacters con la forma en la que las plantas y los seres vivos generan dióxido de carbono mediante la respiración. "Las bacterias absorben el óxido de los minerales para obtener su energía de una manera similar a la respiración. Convierten este óxido en electrones, en definitiva electricidad”.

Por ahora, la capacidad de Geobacter sulfurreducens para producir electricidad ha sido probado bajo el agua usando electrodos de grafito, pero los científicos creen que las bacterias podrían tener un similar comportamiento en el espacio. Varios grupos científicos, entre los que cuenta el NRL, el Laboratorio de Investigación Naval, ya se ha puesto manos a la obra colaborando con NASA, quien ha mostrado un enorme interés por este nuevo campo científico tipo “fringe”.

A fin de que estos vehículos espaciales puedan moverse de forma más eficiente, un grupo de microbiólogos están tratando de aumentar la producción de su actual nivel de la electricidad, mediante el uso de ingeniería genética.

Geobacter, una bacteria inagotable

La bacteria en cuestión, la Geobacter sulfurreducens no se agota, de hecho, no deja de generar energía eléctrica mientras tenga metal que procesar. En el caso de que una bacteria quede fuera de servicio por agotamiento, ya se habrá reproducido muchas veces de forma bastante rápida y eficaz, la reproducción asexual habitual del reino de los protozoos.

La secuencia de ADN , el material genético de estos organismos se replica, la célula madre se divide en células hijas con el mismo ADN de sus células madre. De esta forma, tan solo es necesario poder confinar las bacterias en un habítaculo donde puedan permanecer inalterables.

Incluso hay algún científico que se atreve a asegurar que no es necesario el empleo de ningún tipo de acumulador, tan sólo basta con extraer directamente la electricidad de la actividad bacteriana. Esto ofrece muchas más posibilidades para el éxito de las misiones dado que se reducirían tanto el volumen como la masa de los vehículos espaciales.