NOTICIAS DE LA CIENCIA

Canal de noticias de la NASA Canal de noticias de MUY Interesante Canal de noticias del NOAA - Vigilancia atmosférica

NOTICIAS DE LA INGENIERIA

IEEE Spectrum magazine PING - Proyectos de Ingeniería

Artículos destacados en Ingeniería y Ciencia



Las paradojas de la Ciencia, algo muy real, ¿o no?

Manuel Blázquez - Ciencia Fringe

1 de Abril de 2012

¿Qué son las paradojas? Quizá cuestiones imposibles de responder o formas ingeniosas que hacen que la mente humana siga avanzando.... Todo es posible.



Supongamos que una persona es capaz de construir una máquina del tiempo. La emplea para viajar al pasado y conocer a su abuelo. En el encuentro mata a su abuelo. ¿Qué ocurriría entonces?, ¿desaparecería?, ¿cambiaría el futuro dado que esa persona ya no podría nacer?. Con todas estas preguntas solo se puede elucubrar y dar vueltas a múltiples respuestas sin solución de continuidad. Esto es una paradoja.

Reflexiones sobre la ciencia

La ciencia tiene su lado realista mediante el cual y basándose en el método científico, es capaz de asignar cifras y fórmulas a las leyes que rigen el Universo. Pero, la ciencia también se caracteriza por moverse en el límite. Y dado que el límite es una delgada línea, la realidad se encuentra a un lado y las hipótesis basadas en la observación de la realidad se encuentran en la otra orilla.

La historia está plagada de ejemplos de científicos y observadores que queriendo mostrar un descubrimiento de la ciencia, se encontraron con una sociedad costumbrista que tomaba las realidades propuestas como una amenaza. El caso más impactante es el ocurrido con el proceso a Galileo.

Galileo Galilei formuló una serie de tesis totalmente ciertas pero se encontraba en una época en la que sus propuestas se mostraban en el límite. Por desgracia para Galileo, las verdades científicas que sostenía, se interpretaron como una amenaza, aunque siglos después sea considerado como uno de los padres de la Astronomía moderna.

La Astronomía, fuente de paradojas

Una paradoja se encuentra definitivamente en la orilla de las hipótesis, y de hecho, se suelen plantear como retos científicos. Es decir, es el tipo de hipótesis que “caen bien” en la sociedad porque esta se las plantea como un juego, a pesar de que sus propuestas son plenamente serias.

¿Creen en la vida extraterrestre?

Es un tema controvertido. Probablemente la mitad de la población mundial piensa que eso son tonterías, mientras que la otra mitad ha mirado al cielo alguna vez con esperanza de ver algo raro. Pues bien, a Enrico Fermi, científico que diseñó el primer reactor nuclear y que contribuyó a formular la teoría cuántica, la cuestión no solo le pareció interesante sino también paradójica. Según la ecuación de Drake, la vida extraterrestre, lejos de ser una rareza, es algo que abunda en el Universo.

En esta línea, Fermi indicó que, a tenor de los resultados ofrecidos por la ecuación de Drake, el contacto con alguna civilización extraterrestre debería ya de haberse producido. Y si esto no ha ocurrido es porque nuestro conocimiento o nuestras observaciones son imperfectos o incompletos.

Solo el avance de la ciencia es capaz de ofrecer en un momento la solución de una paradoja. O mejor dicho, a menudo se utiliza el recurso de una paradoja para llevar un problema a un callejón sin salida y así formular una vía de escape, como la paradoja del gato de Schrodinger.

El brillo de la noche o la paradoja de Olbers

La paradoja de Olbers, fue planteada en 1812 por el científico alemán Heinrich W. Olbers en 1823, aunque Johannes Kepler publicó alguna referencia en 1610. Hay que tener en cuenta el contexto y las teorías de la época sobre la creación y desarrollo del Universo. Por aquel entonces, se sostenía entre los astrónomos la idea de un universo infinito y eterno, con una base bastante asentada sobre la idea de Dios.

Kepler y posteriormente Olbers se cuestionaron estos planteamientos, pensando en que un universo infinito tendría en su haber una cantidad también infinita de estrellas y cuerpos celestes. Entonces, la pregunta surgió. ¿Por qué si el Universo está plagado de infinitos cuerpos celestes que brillan, al llegar la noche, el cielo se ennegrece? O dicho de otro modo, ¿no deberían las infinitas estrellas mostrar todo su brillo de noche por la suma de todo su brillo e iluminar por completo el cielo nocturno?

La solución de la paradoja de Olbers

Hoy en día, aunque no existe certeza, se considera que la teoría del “Big Bang” es la más acertada. No obstante, si se acepta esta teoría hay que aceptar igualmente que tanto la materia como la energía desplegada en el Universo, y por tanto en constante cambio de forma, es finita aunque indeterminada.

Hubble ya demostró que el Universo se encuentra en expansión lo que supone que todos los cuerpos celestes se alejan unos de otros generando un Universo más espacioso. Pero por muy espacioso que fuera, el Universo tendrá un límite, un contorno, un borde. Y desde allí debería de llegar toda la luminosidad del Universo.

Y de hecho, nos llega. Pero ese brillo es del pasado. Debido a la expansión del Universo, las frecuencias sufren un corrimiento hacia el rojo, es decir, las señales luminosas pierden frecuencia, muchísima frecuencia. Hasta el punto de que ese eco de los límites del Universo se detecta en la región de las microondas.

El problema no es que veamos el cielo negro ante la magnitud de la infinidad indeterminada de estrellas, el problema es que nuestros ojos solo reciben señales del espectro visible. Nuestras máquinas ven por nosotros. La NASA a través de su equipo WMAP nos ofrece una imagen coloreada del fondo cósmico de microondas, el verdadero brillo total de la noche.

Y para terminar…

Las paradojas son divertidas y ayudan a algo muy sano que es pensar. Como por ejemplo:

La siguiente afirmación, es falsa. La afirmación precedente es verdadera”. Y mejor no encontrarse con alguien que dice “Estoy mintiendo”. ¿Se puede considerar verdad algo que de origen es un acto de mentira?

En fin... paradojas.

Este artículo ha sido publicado anteriormente por el autor en Suite101.net.