NOTICIAS DE LA CIENCIA

Canal de noticias de la NASA Canal de noticias de MUY Interesante Canal de noticias del NOAA - Vigilancia atmosférica

NOTICIAS DE LA INGENIERIA

IEEE Spectrum magazine PING - Proyectos de Ingeniería

Artículos destacados en Ingeniería y Ciencia


Millones de toneladas de crudo se vierten al mar por repostar desde barcos con mínimas condiciones de seguridad

Manuel Blázquez - Ingeniería y Ciencia

8 de marzo de 2012

Casi el 90% de los vertidos de petróleo en el mundo son debidos a actividades cotidianas de carga de buques o bunkering. Sólo un 10% se debe a accidentes o negligencias.


Algunos de los mayores desastres ecológicos marinos están en la mente de todos. El vertido producido por accidentes como el del Exxon Valdez o el Prestige son quizá los más conocidos, aunque no son los considerados como más catastróficos ni los que mayor cantidad de residuos vertieron. Ni siquiera están en la lista de las 20 mayores catástrofes ecológicas por vertido de combustible.

El accidente más importante por cantidad de vertido al mar fue el ocurrido en las costas de Tobago en 1979 donde el Atlantic Empress arrojó al mar 287.000 toneladas de crudo. Le sigue el provocado por el ABT Summer a 700 millas náuticas de Angola en 1991 donde se vertieron 260.000 toneladas.

Evolución de los vertidos de petróleo en el mundo

En total, entre 1970 y 2008, se han vertido al mar poco más de 5 millones y medio de toneladas de crudo, principalmente por accidentes de petroleros y buques cisterna. No obstante, la mitad de los vertidos en términos de toneladas han sido realizados con anterioridad a 1980, con lo que el panorama mejora poco a poco.

De hecho, según el Servicio de Información de ITOPF, International Tanker Owners Oil Pollution Federation, una de las empresas de servicios técnicos de control y dispersión de vertidos en el mar, los incidentes de grandes dimensiones en la década de 1970 fueron del 53% de todos los registrados.

Posteriormente, según avanzaron las décadas la concienciación social y la imposición de mejores medidas de seguridad marítima hizo decrecer las cifras porcentuales a 20%, 17% y 7%, para los años 1980, 1990 y 2000, respectivamente. Además, situando geográficamente la posición de los veinte mayores accidentes con vertido, la mayor parte de ellos se concentran en las costas europeas del Atlántico Norte.

De hecho, según datos revelados por ITOPF, en 1975 se produjeron en el mundo casi 80 vertidos de más de 7 toneladas. En 2010, la cifra se ha reducido a tan solo 5 vertidos. No obstante, observando los datos proporcionados, los incidentes por colisión, encallamientos, fallo en cascos y otros equipamientos e incendios y explosiones, es decir, los sucesos clasificados como accidentes tan solo alcanzan el 22% del crudo vertido al mar. ¿Dónde residen las causas que provocan entonces la mayor polución oceánica?

La verdadera lacra, las operaciones de carga y abastecimiento

Según ha denunciado Greenpeace, el mayor número de vertidos, el 88% en términos de toneladas de crudo, se da lugar en las denominadas operaciones. Estas se clasifican en operaciones de carga, operaciones de descarga y bunkering. Las dos primeras operaciones están relacionadas con el repostaje procedente o hacia fuentes terrestres. El tercero se da con la recarga de combustible en pleno mar desde un barco cisterna. En muchas ocasiones, los barcos cisterna que prestan el servicio de bunkering son gabarras dotadas de las mínimas condiciones de seguridad, con lo que el vertido está asegurado.

Existen multitud de puntos negros de polución que de forma silenciosa y constante, contaminan las aguas ante operaciones como las descritas. Desde la asociación Verdemar-Ecologistas en Acción, han marcado la zona del Estrecho que alcanza Ceuta, el Campo de Gibraltar y el norte de Marruecos como una “estación de servicio flotante”. Concretamente, las empresas que practican el bunkering en esta área operan aproximadamente 6 millones de toneladas anuales.

¿Cuáles son los daños provocados por los vertidos?

Los vertidos se componen fundamentalmente de hidrocarburos, moléculas de cadena variable formadas básicamente por átomos de carbono y de hidrógeno, contenidos en el crudo que posteriormente se separan en cadenas homogéneas para obtener los diferentes subproductos en las refinerías.

Las moléculas de hidrocarburos más ligeras tienden a evaporarse hacia el aire y se dispersan con facilidad. En el otro extremo, las moléculas de hidrocarburos de cadena larga o moléculas pesadas, por su mayor densidad que el agua marina, tienden a sedimentarse en el fondo como es el caso del fuel o de los asfaltos.

Pero, en medio de estos grupos de moléculas se encuentran aquellas que como el aceite, tienden a flotar sin volatilizarse. Esta fracción del vertido es la que afecta de forma directa a la flora y la fauna, tanto marina como de aves.

Las aves quedan petroleadas, por lo que su plumaje pierde la capacidad de aislamiento, provocando la muerte masiva de aves afectadas por hipotermia. Por otro lado, el residuo flotante que cubre la superficie impide que los rayos solares penetren en el agua. Ante la falta de luz, se reduce drásticamente el aporte de oxígeno. Tanto plantas marinas como el propio plancton, base de la cadena alimenticia, se ven afectados por la falta de oxígeno y de nutrientes.

Los ecosistemas en peligro de desaparición

La falta de seguridad en las operaciones y los intereses económicos por extraer la mayor cantidad de beneficios posibles están dando lugar a una permanente causa de polución, que algunos expertos ya han bautizado como afección crónica de los ecosistemas, sometidos constantemente a contaminación agresiva.

El presente artículo ha sido también publicado por el autor en Suite101.net