NOTICIAS DE LA CIENCIA

Canal de noticias de la NASA Canal de noticias de MUY Interesante Canal de noticias del NOAA - Vigilancia atmosférica

NOTICIAS DE LA INGENIERIA

IEEE Spectrum magazine PING - Proyectos de Ingeniería

Artículos destacados en Ingeniería y Ciencia


¿Qué son El Niño y La Niña y qué efectos provocan?

Manuel Blázquez - Ciencia

5 de Enero de 2012

¿Qué tienen en común una empresa de procesado de alimentos, los cuidadores del zoológico y las agencias de vigilancia y actuación ante desastres? Puede que nada, pero todos ellos utilizan los datos del ENOS, el acrónimo empleado para indicar El Niño / Oscilación Sur, un ciclo climático también conocido por sus efectos causados por los extremos opuestos, el Niño y la Niña.


El Niño se refiere a los cambios cíclicos en la temperatura superficial del mar, los patrones de precipitaciones, la presión de aire en la superficie y la circulación atmosférica que se producen en el Océano Pacífico Ecuatorial.

Estos patrones climáticos naturales resultan de las interacciones entre el océano y la atmósfera, que afectan el clima en todo el mundo y puede hacer que los precios de los alimentos suban o bajen, que aumenten las enfermedades en los animales del zoológico, pero sobre todo, puede causar muertes humanas y miles de millones de euros en daños materiales.

Los orígenes del fenómeno

En el 1800, los pescadores locales en la costa del Pacífico de Perú observaron que se producían corrientes cálidas en el océano. Cada año, alrededor de la Navidad, aparecía la corriente de agua caliente como si de los Reyes Magos se tratara. En referencia al nacimiento de Cristo, que en la cristiandad se celebra en la Navidad, se llamó a esta corriente El Niño.

Pero lejos de resultar un fenómeno local en las costas peruanas, El Niño que hoy se conoce, es un fenómeno que afecta al clima a nivel planetario. Una circunstancia de El Niño se produce cuando el agua superficial en el Pacífico ecuatorial se torna más cálida y los vientos soplan con mayor debilidad de cómo es habitual desde el Este. La circunstancia opuesta, esto es La Niña, sucede cuando el agua ofrece valores más fríos que las temperaturas de promedio y los vientos soplan con mayor fuerza del Este.

Marcando un patrón cíclico, El Niño y La Niña suelen ocurrir en periodos de 3 a 5 años. Estas interacciones del océano y la atmósfera producen consecuencias importantes para las personas y los ecosistemas en muchas partes del mundo.

El Niño y la Niña influyen a escala planetaria

Los patrones del clima en muchas partes del mundo están influenciados por El Niño y La Niña, afectando positiva o negativamente tanto a personas como a ecosistemas. Durante el otoño y hasta la primavera, en la mitad sur de EE.UU., El Niño suele provocar el aumento de lluvias, que en ocasiones conlleva a destructivas inundaciones. En las mismas temporadas, La Niña provoca un clima más seco en el sur de los EE.UU. mostrando un tiempo más frío y húmedo en el noroeste.

A pesar de que El Niño es un fenómeno que se presenta en el Pacífico, tiene a reducir el número y la fuerza de los huracanes atlánticos. Por el contrario, la Niña provoca el efecto contrario teniendo bastante parte de responsabilidad en la aparición de los temidos huracanas Atlánticos, cada vez más intensos. Este pasado verano en el hemisferio Norte, el huracán Katia llegó hasta las mismas puertas de Nueva York, algo inaudito para una ciudad que se encuentra por encima del paralelo 40ºN, según indican Roger A. Pielke, Jr. Y Christopher W. Landsea en su artículo “La Niña, El Niño y los daños de los huracanes atlánticos en EE.UU.

Respecto a la actividad humana, la producción de alimentos se ve afectada por el fenómeno. Los cambios en la temperatura de los océanos y las corrientes que se producen durante la aparición de El Niño tienen un enorme impacto en la vida marina. Esto afecta tanto a las personas que se ganan la vida pescando como a los consumidores de pescado y por extensión a los mercados. Además, dado que la agricultura es totalmente dependiente del clima, las variaciones pluviales y de temperatura influyen de manera determinante en la producción de alimentos.

La vigilancia y publicidad del fenómeno

Son muchas las agencias atmosféricas de diversos países las que vigilan el fenómeno. En Estados Unidos, la Agencia Nacional NOAA ofrece un gráfico medidor en el que se muestra permanentemente el estado de las condiciones del ENOS, marcando en los extremos de su escala si es El Niño o es La Niña la que en ese momento está en pleno auge. En el centro de la escala semicircular se encuentra el valor de zona neutra. A día de hoy, 5 de Enero de 2012, el medidor sitúa la aguja ligeramente ladeada hacia valores bajos de La Niña.

El NOAA acaba de crear una web principal de acceso a todos los recursos informativos y formativos en la dirección http://www.elnino.noaa.gov

Para seguir al detalle y adquirir todos los datos que permitan una vigilancia exhaustiva, el NOAA opera con una red de 70 boyas estacionarias distribuidas a lo largo del Pacífico ecuatorial, lo que se conoce como red TAO del inglés Océano y Atmósfera Tropical, que proporcionan datos sobre las condiciones del océano y de la superficie marina. Estas mediciones son complementadas con toda una red de satélites, radiosondas y mediciones terrestres de la red de datos superficiales de alta densidad.