Noticias de política internacional
Noticias de economía

Artículos destacados en Política y Economía

El reloj del juicio final se sitúa un minuto más cerca de la medianoche

Manuel Blázquez - Política y Economía

11 de Enero de 2012

Desde 1947, los científicos del BAS - Boletín de Científicos Atómicos controlan la posición del minutero del famoso reloj. Si llegara a la medianoche, la población debería comenzar a aprovisionarse de alimentos ante una crisis nuclear global.


Esta semana, los científicos del BAS han determinado que el peligro nuclear mundial se encuentra un poco más cerca de la crisis global. Las razones que han esgrimido para dar ese paso son las continuas amenazas de proliferación nuclear, el cambio climático, las consecuencias de la crisis nuclear en Japón tras la fuga radiactiva de Fukushima y la falta de voluntad política para poner en marcha fuentes de energía segura y sostenible.

El minutero del reloj se adelantó desde los seis hasta los cinco minutos antes de la medianoche, mostrando así que el pesimismo sobre el futuro de la humanidad es mayor desde que se cambió por última vez en 2010. Tras el acto, Lawrence , Krauss, presidente del BAS indicó que: "Por encima de todas las amenazas, la falta de acción para resolver problemas globales es el origen de las razones que han motivado el adelanto del reloj."

El reloj, que en su fundación en 1947 se situó a siete minutos antes de la medianoche, ha conmovido a la opinión pública durante décadas, convirtiéndose en lo que el BAS llama un "indicador universalmente reconocido de la vulnerabilidad del mundo a la catástrofe."

El momento más crítico para la humanidad fue cuando en 1953, el reloj se sitúo a sólo dos minutos de la medianoche, cuando los EE.UU. hicieron público su intención de contruir la bomba de hidrógeno. Por el contrario, debido al final de la Guerra Fría y al estado de consenso entre los paises con capacidad nuclear, el reloj se situó a 17 minutos. Desde entonces, no ha hecho más que avanzar hacia el punto final.

Según el BAS, si los líderes mundiales no empiezan a avanzar en la búsqueda de alternativas a las tecnologías energéticas emisoras de carbono en los próximos cinco años, el mundo estará condenado a un clima más cálido y más duro, que dará lugar a terribles sequías que incrementarán el hambre y la escasez de agua. Ademnás, el aumento del nivel del mar supondrá la pérdida de las naciones insulares y la acentuación de la acidificación del océano.

Por último, en la decisión de mover la manecilla del reloj influyeron otros factores como el creciente interés en la energía nuclear de países como Irán, Turquía, Indonesia y los Emiratos Árabes Unidos. Precisamente, las tensiones entre el gobierno iraní, a través de su presidente Mahmoud Ahmadinejad y los paises occidentales, especialmente Estados Unidos e Israel, han supuesto una poderosa razón para alertar de un peligro global inminente.