Noticias de Salud

Consejos de Belleza

Artículos destacados en Salud, Belleza y Bienestar

Comerse los mocos es saludable

Manuel Blázquez - Salud

30 de diciembre de 2011

En la mayor parte de los países del mundo, la mucosidad nasal está relacionada con enfermedades. Pero estudios científicos avalan la teoría de que ingerir mocos resulta saludable.

Si cualquiera oye hablar de que la mucofagia es saludable, seguramente dejaría de prestar atención porque, la verdad detrás de ese palabro no se puede esconder nada interesante si acaso un término clínico extraño.

Pero si se comienza hablando de que comerse los mocos es saludable, solo una morbosa curiosidad reforzará la tentación para enterarse de qué está hablando este loco. Si la curiosidad no es suficiente, seguramente cerrará el artículo o le dirá a su interlocutor que cambie de conversación mediante una mueca queriendo decir puagggg.

Pues, miren que lo siento si esto les da asco pero es cierto. O al menos es lo que afirman múltiples científicos desde hace ya unos años. De hecho, aunque en la mayoría de los países del mundo cualquier padre o madre castigaría o al menos reprendería a sus hijos al observar cómo se hurgan la nariz, en otros como en India se promociona entre los menores la costumbre de tener las narices limpias dado que esto trae consigo una vida feliz y saludable.

Los científicos han investigado esta situación no solamente desde el punto de vista de la monitorización de voluntarios sino sobre grandes poblaciones y han concluido que ingerir moco, se entiende que cada uno el suyo, permite el acceso de ciertas bacterias al sistema digestivo y por tanto, a través del estómago entran en los canales de adquisición de alimentos y fortalecen el sistema inmunológico.

Desde 2001, esta idea está siendo diseminada por Curtis y otros investigadores. Entre ellos, destaca el Dr. Friedrich Bischinger, un especialista austriaco de enfermedades pulmonares, quien ha llegado ha decir que los que comen sus mocos son felices y se encuentran en armonía con sus cuerpos, sugiriendo que comerse los mocos es una de las mejores maneras de mantenerse saludable. "Este acto tiene tiene mucho sentido desde el punto de vista médico y es una cosa perfectamente natural. Cuando la mucosidad llega a los intestinos funciona como un medicamento debido a los antisépticos y los anticuerpos contenidos en el moco”.

En un estudio llevado a cabo por W. Buzina, se investigó en 2003 la diversidad de hongos presentes en la mucosa nasal. Se recogieron 104 muestras de las que se detectaron 331 diferentes cepas fúngicas y hasta 9 tipos de hongos diferentes en cada paciente.

Corroborando la teoría de la autoingesta, Herman F.L. Werteim ha establecido que al menos un tercio de la población humana porta Staphylococcus aureus en la nariz. Como los dedos son las herramientas empleadas para hurgarse la nariz, las manos se convierten en los transmisores más importantes de este microorganismo en el medio ambiente. Por lo tanto, Wertheim concluye que hurgarse la nariz puede ser causa de la transmisión de este patógeno.