Noticias de Salud

Consejos de Belleza

Artículos destacados en Salud, Belleza y Bienestar

Los beneficios de la soja

Susana Blázquez - Salud y Bienestar

6 de Enero de 2012

Aunque en Asia es sobradamente conocida, la soja ha llegado a nuestra cultura hace relativamente poco tiempo. Nuestros mayores conocen su aceite y los pequeños su salsa que acompaña los platos en los restaurantes chinos. Pero la soja es un alimento que ayuda a prevenir enfermedades y tiene propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo.


La soja es una legumbre que procede del sureste asiático, concretamente de China y Corea. Los misioneros budistas chinos la llevaron a Japón en el siglo VIII, y fue allí dónde más se desarrollaron sus posibilidades culinarias.

La soja es un alimento muy completo y nutritivo, y con el altramuz, constituye la legumbre seca de mayor valor energético. Su elevado contenido en proteínas es superior al de la carne. También es importante su contenido en fibra. En cuanto a la grasa, aunque se encuentra en una proporción bastante elevada, los ácidos grasos saturados y monoinsaturados son minoritarios en comparación con los ácidos grasos poliinsaturados que presenta. Es uno de los alimentos más ricos en lecitina y además aporta mayor cantidad de calcio, hierro, yodo, magnesio, potasio y fósforo que el resto de legumbres, además de vitaminas B1, B2, B3 y B6.

Estudios científicos recientes, ponen de manifiesto que la ingesta habitual de soja y sus derivados contribuyen a paliar o tratar síntomas asociados al climaterio o menopausia, reduce las probabilidades de sufrir cáncer de mama o endometrio, ayuda a reducir los índices de colesterol y disminuye el riesgo de padecer trastornos cardiacos y osteoporosis.

Está demostrado que cada vez es más elevado el número de personas que padecen algún tipo de alergia y entre los alimentos susceptibles de producirla se encuentra, en lugar destacado, la leche de vaca. Recientemente se ha demostrado que la leche que consumimos está implicada en el 74% de las reacciones cutáneas alérgicas y en el 85% de los casos de asma que padece la población en las grandes ciudades.

Además de la bronquitis crónica, muchos tipos de asma bronquial, tos, resfriado nasal, estornudos y rinitis, en principio, síntomas de alergia al polen o a los ácaros, pueden empeorar con el consumo de leche.

La leche recién ordeñada es un alimento rico en proteínas y calcio, pero la que llega a nuestros hogares carece ya de nutrientes vitales. Los procesos de esterilización a los que se le somete permiten conservarla mucho tiempo, pero reduce al mínimo su contenido vitamínico. De hecho, algunos especialistas en nutrición consideran que en los envases comerciales debería quedar claro que sólo se trata de una “bebida con sabor a leche”. Además para poder absorber el calcio, el cuerpo necesita cantidades equivalentes de magnesio, y este se halla en muy poca cantidad en la leche. Y sin la presencia de este mineral el cuerpo absorbe únicamente un 25 por 100 del calcio consumido.

Existen alimentos vegetales tan ricos en calcio ó más que la leche y sus derivados: sésamo, melaza negra, frutos secos, legumbres en general, y con cantidades más discretas, la col, el brécol, las espinacas y la naranja. Y pescados como las sardinas, boquerones y salmón.

Podemos encontrar la soja de diferentes maneras. A continuación, unos ejemplos:

  • Leche de soja: Se obtiene al filtrar los granos de soja cocidos.
  • Aceite de soja: Es una importante fuente de lecitina.
  • Miso: Se hace con la soja fermentada y normalmente se encuentra en forma de pasta. Se utiliza como aromatizante y en caldos de sopa.
  • Tofú ó “queso” de soja es en esencia la leche de la soja cuajada sin el líquido.
  • Tempeh: Hecho a partir de soja fermentada con textura similar a la de la carne.
  • Soja texturizada: Es harina de soja desgrasada y muy baja en grasas, con textura similar a la de la carne.
  • Harina de soja: Se obtiene moliendo el orujo de soja previa extracción del aceite.
Confiemos en la sabiduría oriental e incluyamos la soja en nuestra dieta. Nuestro cuerpo nos lo agradecerá.