Artículos destacados en Sociedad y Medios de Comunicación


En 2012, año del Dragón, nacerán 20 millones de niños chinos

Manuel Blázquez - Sociedad y Mundo

31 de Enero de 2012

Toda China está alerta ante el nacimiento masivo de niños durante este año, el año del Dragón que traerá sabiduría y fortuna.


La cultura china es profundamente tradicional .O quizá no tanto, pero en un país con una población de más de mil doscientos millones de habitantes, cualquier tendencia recorre todos los rincones del globo.

El calendario chino, regido por la Luna

Este es el caso del calendario chino. Este calendario está basado de forma inversa a como está planteado en Occidente. Para empezar, la primera diferencia con Occidente es que el año chino consta de 12 lunaciones, es decir, sigue el ciclo lunar. Como el ciclo de la luna tiene una duración de entre 29, 14 y 29,58 días, el año chino varía entre 353 y 355 días.

La segunda diferencia, más bien cultural, es que mientras que los occidentales hemos dividido las regiones del cielo alineadas entre el Sol y la Tierra, en 12 partes a las que se les asignaron los signos del Zodiaco, los chinos realizan una asignación similar de forma anual. Así, cada año chino, desde la introducción del Budismo está dedicado a un determinado animal. Los doce animales son Shu (la Rata), Niu (el Toro), Hu (el Tigre), Tu (el Conejo), Long (el Dragón), She (la Serpiente), Ma (el Caballo), Yang (la Cabra), Hou (el Mono), Ji (el Gallo), Gou (el Perro) y Zhu (el Cerdo).

El año 2012, año del Dragón

La falta de sincronismo del sistema Luna-Sol, hace que no coincidan cada año chino de forma exacta con cada año de Occidente. En cualquier caso, los chinos llevan bien la cuenta de sus años y a partir del pasado 23 de Enero de 2012 y hasta el 9 de febrero de 2013, el año chino corresponde con el año del Dragón.

Y lo mismo que si nace un niño bajo el signo de Leo, se dice que será una persona leal y fiel, perseverante y orgulloso, si un niño nace bajo el signo del Dragón, los chinos creen que será una persona de gran sabiduría, noble, creativa, sociable, tolerante y comprensiva a los sentimientos con los demás. Y no sólo eso, además traerá consigo fortuna y suerte para la familia.

Con este bagaje, y con datos estadísticos en la mano, los años del Dragón son aquellos en los que se producen tirones demográficos, es decir, que las parejas chinas se ponen en serio a “hacer los deberes” de forma planificada para que su hijo o hija nazca en un año draconiano. Y si puede ser en los primeros días del año mejor.

Las autoridades sanitarias chinas, sabedoras de esta cuestión, se han preparado a conciencia para aumentar el número de camas y efectivos para afrontar un baby boom que se estima dará como resultado el nacimiento de 20 millones de pequeños chinitos y chinitas. Ahí es nada. En menos de un año, nacerán poco menos que la mitad de la población española actual.

Toda cultura tiene sus tradiciones y la cultura milenaria china no es para menos. A lo largo de la historia, el Hombre ha creado leyendas, mitos y dioses que han formado parte no sólo de la tradición cultural de una determinada región del globo, sino que han calado tan profundamente que llega a convertirse en creencia. Y creer en el poder que podría otorgar el Dragón a los hijos es una cuestión en china realmente seria.

Otros baby booms chinos

Algo similar ocurrió en el pasado 2008. Entonces, la explosión demográfica fue debida a la terminación del año, en este caso, el año occidental terminado en 8, el número chino de la suerte.

Por entonces, los chinos tiraron la casa por la ventana y consiguieron hitos tan importantes como las Olimpiadas de Pekín, que precisamente hicieron por que se inaugurarán el 8 de Agosto de 2008. Se imaginan la tranquilidad en las calles de las ciudades chinas en las noches cerca del 8 de Noviembre de 2007, y lo felices que salieron de casa en esas mañanas otoñales.