Artículos destacados en Sociedad y Medios de Comunicación

El autoconsumo eléctrico o no depender de las compañías eléctricas


Manuel Blázquez - Tecnología y Sociedad

14 de Mayo de 2012

¿Es posible terminar definitivamente con la factura de la luz? Se puede llegar a una situación en la que cada familia genere su propia electricidad sin tener que depender de las compañías eléctricas. El marco regulatorio es propicio y en unos años ya sea una realidad rentable.


Desde hace unos cuantos miles de millones de años, nuestro planeta recibe energía solar en cantidades suficientes para cubrir la demanda de energía de millones de planetas Tierra. Pero tan solo desde hace unos años, la ley en España ha empezado a darse cuenta de las oportunidades de aprovechamiento de este tipo de energía, que posiblemente y con las instalaciones adecuadas pudiera ser suficiente para cubrir las necesidades de una familia.

Si uno dirige su mirada hacia los tejados de la mayoría de las localidades españolas, sobre todo los de las viviendas y bloques de vecinos de reciente construcción, se podría llegar a la conclusión de que muchos ciudadanos están ahorrando una cantidad considerable de dinero en la factura eléctrica, por disponer de instalaciones fotovoltaicas. Pero, ¿se aprovechan convenientemente estas instalaciones?, ¿Se construye realmente con estas dotaciones para que reviertan sus beneficios directamente al propietario?, ¿En qué medida la crisis ha frenado las expectativas de autoconsumo eléctrico para las familias?

Generar energía renovable no es sinónimo de autoconsumo

Si se dispone en los tejados de los vecinos de instalaciones generadoras de electricidad, desde la energía solar, por pura deducción lógica, lo inmediato es pensar que producen su propia electricidad. Al menos durante las horas diurnas. Esto es lo que se denomina autoconsumo, un concepto en auge con seguidores en Facebook y un negocio emergente.

Esta situación no es actualmente la realidad en España. En países como Alemania, en cambio sí. En España, los productores, tal y como se denomina a los propietarios de viviendas dotadas de paneles fotovoltaicos, no utilizan su propia energía eléctrica. Es verdad que dado que están conectados a la red eléctrica entregan a la red la energía generada, pero a cambio tan sólo reciben una prima. El caso alemán funciona al contrario. Los vecinos de un bloque de viviendas alemán consumen la energía que generan y si les sobra algo, lo que técnicamente se denomina excedente, se entrega a la red nacional.

La situación actual del mercado de los pequeños productores

El marco regulador de las energías en España favorece la generación de energía desde fuentes renovables. El apoyo institucional mediante subvenciones y ayudas dirige el mercado hacia otra situación más extraña aún, si cabe. Un pequeño productor compraría energía a la red a precio de tarifa eléctrica y simultáneamente, vendería su producción eléctrica a precios mayores, primados por las subvenciones.

En cierto modo, se favorece el gasto de dinero en subvenciones que no son necesarias con la finalidad de activar el mercado de renovables. En una nota de prensa de Marzo de 2011, publicada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se fijaba el precio de la electricidad generada por instalaciones pequeñas en techo, denominadas I1, en 28’8821 céntimos de euro por kilovatio-hora.

El precio del kilovatio-hora cobrado, por ejemplo, por una empresa como Iberdrola, en el caso de la tarifa de Último Recurso sin discriminación horaria, es de 14 céntimos de euro. Si se habla estrictamente de la tarifa del consumo directo, la diferencia es de más del doble. ¿Será precisamente este el motivo por el que el Ministerio de Industria determina un cierto cupo de acceso a estas primas?

Precisamente en la última convocatoria, el Ministerio de Industria ha publicado que se han presentado 4.718 solicitudes y tan solo se han designado como instalaciones con derecho a retribución 953 instalaciones, es decir, la concesión del derecho a vender energía eléctrica se ha restringido a poco más del 20% de los solicitantes. La mayoría de los rechazos son debidos a defectos de forma en la solicitud, no por defectos técnicos en las instalaciones.

La regulación legal del autoconsumo

Desde que en septiembre de 2010, el Congreso de los Diputados instara al gobierno a fomentar la instalación de equipos renovables para el autoconsumo de energía, tal y como publicó en su momento la Agencia EFE, han sido muchas las voces que han reclamado su puesta en práctica.

Precisamente en los primeros días de mayo de 2011, se publicó en la prensa la creación de un proyecto de ley que ha sido ya enviado a la Comisión Nacional de la Energía y que podría cambiar el escenario de la actual situación. En el proyecto se promueve el autoconsumo por encima de las primas y se reducen los trámites burocráticos para obtener el permiso de explotación para pequeñas centrales de generación.

Y llegó el momento en el que el noviembre pasado, tras las elecciones generales, el actual gobierno, por entonces en funciones, aceleró la creación de un real decreto para el autoconsumo eléctrico familiar, de comercio o de pequeña escala. El sistema Net Meeting, así bautizado en países como Italia, Alemania o Francia donde ya está regulado y en funcionamiento, permitirá autogenerar la energía eléctrica que se vaya a consumir desde fuentes renovables como las de aprovechamiento solar.

No obstante, todo tiene un precio y en este caso, el pequeño productor de energía deberá de pagar una especie de canon a través de las compañías comercializadoras por conectarse a la red de energía eléctrica. En cualquier caso, es cuestión de hacer cuentas aunque desde luego, si la idea el autoabastecerse y mercadear con la energía sobrante saldrá mucho más a cuenta que ser exclusivamente un generador de electricidad que comercialice todo lo que genere sin autoconsumir nada desde su instalación, ya que hay límites impuestos: las instalaciones no podrán exceder de 100 Kw de potencia, y no podrán generar más del 80% de la energía que se consuma.

En cualquier caso, son momentos para posicionarse y al menos empezar a diseñar una futura instalación propia, dado que los expertos opinan que hasta que no pase 2016 no empezarán a ser rentables.

Parte del artículo que acaba de leer forma parte de una publicación del propio autor con mención especial en Suite101.net..