Artículos destacados en Sociedad y Medios de Comunicación


Enseñar a conocer el vino es amar la cultura

Susana Blázquez - Cultura del vino

29 de Enero de 2012

Conocer del vino sus beneficios, la cultura que lo rodea, cómo se crea y su historia es, en esencia, conocer su espíritu y conocer al ser humano. Eso es lo que se quiere potenciar desde el colegio Malvern St. James.


El Malvern St James School for Girls en Worcestershire, situado a unos 220 kilómetros al noroeste de Londres, es un prestigio centro de niñas dónde se ha creado un club de vinos para las estudiantes y sus amigos.

En este club les enseñan cultura e historia del vino, además de elaboración y tecnología. También aprenden las técnicas de cata para distinguir los colores de las distintas variedades de vinos, aromas que pueden encontrar tanto por su tipo de uva como por las diferentes crianzas a las que se ha sometido. Y sobre todo, a las estudiantes se les enseña a apreciar los diferentes matices que cada vino puede desarrollar en la fase gustativa.

Una idea revolucionaria en educación

La ideóloga de este taller revolucionario es Rachel Huntley, profesora del centro que es una convencida de que el conocimiento es la mejor fórmula para alejar a los jóvenes del abuso del alcohol. La solución no es solamente prohibir sino educar en el consumo moderado y de calidad.

La finalidad de este club es integrar a las jóvenes y sus amigos en la cultura del vino, para que puedan apreciar la calidad de los diferentes caldos que ofrece el mercado y desviarlos de la ingesta descontrolada de alcohol con el único fin de acabar en borrachera al menor precio y lo antes posible.

El club de cata Malvern funciona en horario extra escolar y acoge a estudiantes a partir de 16 años. Aprovechan las clases de cocina impartidas en el mismo centro para acompañar los vinos y realizar maridajes. Igualmente hacen jornadas temáticas. Por ejemplo, los vinos españoles son acompañados con tapas.

Aquí es aplicable la frase de “si no puedes con el enemigo, únete a él”. Así, si no puedes evitar que tu hijo adolescente se inicie en el alcohol, por lo menos que lo haga con cabeza y gusto.