Artículos destacados en Sociedad y Medios de Comunicación


El futuro cercano de los vehículos. ¿Cómo serán dentro de diez años?

Manuel Blázquez - Sociedad

22 de Agosto de 2012

Todos los amantes de la ciencia ficción soñamos con poder ver vehículos sin rodadura circulando a unos centímetros del suelo desafiando la ley de la Gravedad. Quizá esto sea un despliegue excesivo de imaginación, en gran parte influido por las ideas que aporta el cine y las películas de ciencia ficción. No obstante, en los próximos diez años, un horizonte bastante cercano se espera una verdadera revolución en el mundo del transporte terrestre.


La contaminación que generan los más de mil millones de vehículos que circulan por las carreteras del mundo se ha convertido en un problema global que hay que atajar cuanto antes. El cambio de tecnología de tracción, desde el motor de combustión interna hasta los coches totalmente eléctricos, con la transición de motores híbridos será la pauta que seguirá la evolución de los vehículos en los próximos diez años.

Esta planificación será principalmente dirigida por los gobiernos, quienes tratarán de favorecer el desarrollo de estas tecnologías hacia vehículos en los que el mínimo consumo energético será la máxima.

Abandonar el petróleo como fuente primaria de energía es un hecho. Por más que insistan los países de la OPEP en estirar las reservas de petróleo, lo cierto es que a este ritmo de consumo industrial, seguramente de la Tierra no brotará más petróleo hacia el 2050, según indican todos los expertos.

La seguridad al volante, una cuestión preferente

Con la vista puesta en 2021, las medidas de seguridad y asistencia al volante serán las mayores apuestas de los fabricantes. No es probable que los vehículos puedan transportar personas sin que un ser humano les conduzca pero las medidas de seguridad incorporadas en los coches, permitirán cierto grado de interferencia en el modo de conducir.

La tecnología radar adaptada a los vehículos permitirán mejorar los actuales sistemas anti-colisión, de limitación de velocidad o de aviso acústico y visual, en coordinación con sistemas de fijación de cinturones de seguridad según el grado de frenada. El conductor, además tendrá olvidarse de arrancar su vehículo si todos los ocupantes del mismo no tienen abrochado el cinturón. Un sistema primario de detección de ocupantes permitirá bloquear o liberar el sistema de encendido.

Aunque muchos vehículos de gama alta ya cuentan con ello, está prevista para 2014 la creación de un estándar que obligue a los fabricantes de turismos la incorporación de un sistema de video que permita desde el puesto del conductor visualizar la parte posterior del mismo. La total visión posterior del entorno del vehículo dejará en el pasado los temidos ángulos muertos.

Además de forma integrada, los vehículos contarán con una tecnología actualmente en proceso de instalación, la visión nocturna combinada con la detección de viandantes en la línea de trayectoria. En caso de que el vehículo detectara un transeúnte en la dirección del coche, el vehículo tomaría el control y calcularía la frenada, ejecutándola de forma automática. Este sistema ya está siendo incorporado en coches de BMW y Mercedes y conseguirá su total integración antes de ocho años.

Las comunicaciones internas y externas del vehículo

Las comunicaciones no serán ajenas a esta evolución. Que los vehículos dispongan de sistemas de conexión telefónica ya es parte del pasado. El siguiente paso consistirá en la total comunicación del vehículo mediante el uso de accesos a redes WRAN. Las conexiones inalámbricas de gran extensión en la que las celdas de cobertura tendrán dimensiones de centenares de kilómetros favorecerán los sistemas de posicionamiento, cartografía, y comunicación entre vehículos próximos.

Por supuesto, la entrada de Facebook y de Twitter en la interfaz de comunicaciones será un estándar en diez años. El acceso audiovisual a las aplicaciones adaptadas de las principales redes sociales, la integración de conexión a portales de música, los sistemas de reconocimiento de voz para poder interaccionar con el propio vehículo para alterar la ruta o realizar una parada no programada, harán que el propio vehículo actúe como un pasajero más.

Los nuevos materiales, una doble ventaja

Actualmente, la mayoría de vehículos combinan aluminio y acero de alta resistencia para fabricar tanto la estructura como la chapa exterior. Esto cambiará a la vista de las investigaciones en nuevos materiales que en el presente están realizando los fabricantes. Los nuevos materiales, basados en fibra de carbono, ofrecerán chasis más resistentes que los actuales pero también más ligeros.

Los expertos opinan que se podría reducir hasta un 7% el consumo si se incorporara esta tecnología de nuevos materiales, de pleno desarrollo en la aeronáutica, combinando la fibra de carbono con resinas termoplásticas y kevlar en los vehículos actuales.

En este sentido, aplicar los nuevos materiales podría reducir una media de 150 kilogramos en un vehículo de gama media y dado que las pruebas indican que los materiales compuestos son hasta nueve veces más resistentes y tenaces que el acero, la seguridad frente a impactos se dispararía.

Este artículo refunda la información publicada por el autor en Suite101.net