Agradecemos sus donaciones




Artículo destacado en Sociedad y Medios de Comunicación



Indignación en los medios contra el New York Post por publicar la muerte de un hombre siendo atropellado por un tren

Manuel Blázquez - Sociedad

5 de Diciembre de 2012

Repugnancia e indignación. ¿Dónde está el límite para dar una noticia? ¿Cuándo un periodista, un reportero o un fotógrafo de prensa deja de ser un profesional con un mínimo de humanidad y pasa a ser un carnicero de la noticia?


Estas preguntas y otras similares son las que han encendido la polémica ante un trágico suceso ocurrido en el metro de Nueva York este pasado lunes. Un hombre se acercó a la víctima, Ki-Suck Han de 58 años y tras entablar una dura conversación con él, le empujó a las vías del tren. En ese momento, se oía llegar el tren por el túnel y se empezaron a vislumbrar las luces del convoy acercándose a la estación. Ki-Suck Han entonces intento subir el andén sin lograr su objetivo. Esta agonía duró 20 segundos hasta que el tren le arrolló provocándole la muerte.

¿Había alguien en la estación? Sí, claro que había gente, pero ninguno le prestó ayuda. Eso sí, al fotógrafo R. Umar Abbasi, sí que tuvo tiempo para tomar unas cuantas fotografías del suceso mientras Ki-Suck Han trataba de trepar al andén.

Al día siguiente del suceso, el día de ayer martes, el periódico New York Post le faltó tiempo para publicar la fotografía de tan horrible suceso con el titular “Empujado a las vías del metro, este hombre está condenado a morir”. La noticia corrió como la pólvora por todos los medios y comenzaron a caerle todo tipo de críticas al periódico y al fotógrafo. El periódico por su parte indicó posteriormente que: “La dramática foto de un tren del metro arrollando un pasajero a punto de morir se convirtió en historia el día de ayer por propio derecho - y obtuvo reacciones varias en las valoraciones de los comentaristas.”

Esto todavía encendió más aún el incendio mediático que provocó la publicación, haciendo que multitud de medios, negaran el calificativo de “varios”. Por el contrario, las reacciones fueron furibundas contra el periódico neoyorkino.

A su vez el fotógrafo fue invitado al programa matutino “Today” de la cadena NBC, oday” que conducen Savannah Guthrie y Matt Lauer. Durante el programa, el fotógrafo aseguraba que consideró realizar las fotografías para inmortalizar el suceso una vez que se dio cuenta que era imposible llegar hasta el hombre de las vías. Esta fue la valoración del fotógrafo, pero tampoco aseguró que llegara a intentar ayudar al condenado a muerte. Ni él, ni ninguna persona en el andén. R. Umar Abbasi, indicó que la única forma que pensó en poder ayudar era avisando con el flash de su cámara al tren. Todo un ejercicio de defensa personal ante una situación de falta de humanidad.

El periódico New York Post por su parte ha visto como le han llovido críticas por todos los lados a los que ha respondido con una nota de prensa en la que en primer lugar justifican haber publicado la fotografía dado que:

“Lo que pasó con el Sr. Han fue una tragedia, y el New York Post se une a los que lloran ante el acontecimiento y aborrecen las circunstancias que conducen a ella. Como se ha señalado ampliamente, un fotógrafo freelance estaba en la escena y aprovechó tal y como lo vemos, una oportunidad atractiva [de las circunstancias] de forma inmediata antes de la muerte del Sr. Han. El fotógrafo ha escrito una nota a nuestro periódico en la que explica su conducta al tratar de salvar al Sr. Han. Nuestra decisión de publicar la fotografía fue difícil y ha sido objeto de algunas críticas. Tomamos la decisión porque la secuencia de los acontecimientos, aunque trágicos y espeluznantes, constituyen la noticia de un acontecimiento de una fuente fidedigna, y el New York Post trabaja para el negocio de las noticias. La escena aparece en la foto es preocupante, pero no es nuestro trabajo proteger al público ocultándole imágenes inquietantes. La historia ha provocado un gran debate acerca de lo que los espectadores en los Estados Unidos tienen la responsabilidad hacia las víctimas de delitos, y eso es un debate saludable, una que la foto ha ayudado a promover.”

Efectivamente toda una lección de cinismo periodístico en el que todo vale para dar más beneficios al entramado News Corporation del multimillonario magnate de los medios, Rupert Murdoch. En cualquier caso, la reputación del periódico le sitúa como uno de los tabloides del amarillismo norteamericano, condición ganada a pulso en los últimos años por la falta de rigor en diversas ocasiones.

El 8 de Noviembre de 2000, el NY Post publicó a toda plana y con letras enormes “Bush ha ganado”, a pesar de que la elección presidencial no había sido dada por concluida dado que la duda por el resultado supuso un proceso de recuento de votos. Cuatro años después, el verano anterior a las elecciones de 2004, el periódico desveló la noticia sin confirmar que el senador John Kerry, candidato demócrata había elegido a Dick Gephardt como candidato a la vicepresidente con el titular a toda plana “La elección de Kerry”. Al siguiente día, John Kerry anunció que su compañero de viaje en las elecciones iba a ser el senador por Carolina del Norte, John Edwards. El periódico no se bajó de la burra y con toda desfachatez publicó en portada “La verdadera elección de Kerry” con la información correcta.