Artículos destacados en Nuevas Tecnologías


La luz cargará las baterías de un smartphone sin enchufes

Manuel Blázquez

20 de Enero de 2012

Un equipo de la Universidad de Cambridge, liderado por un destacado miembro de IEEE, Arokia Nathan, está a punto de conseguir un desarrollo muy sencillo pero a la vez muy útil para todos aquellos que emplean habitualmente algún tipo de Smartphone o incluso para cualquier dispositivo portátil: su carga eléctrica sin necesidad de enchufar el aparato.


El desarrollo consiste en la inserción de un material en la pantalla del móvil o del dispositivo electrónico en cuestión parra que obtenga la energía directamente de la luz que impacta sobre la pantalla. Se lo imaginan, si esto sale al mercado, los cargadores de energía tienen los días contados. Miren en su casa la cantidad de cargadores de baterías de móviles, smartphones, teléfonos inalámbricos, ordenadores portátiles y todo tipo de dispositivos electrónicos y podrán contar hasta una decena de cargadores entre los que se usan habitualmente y los que tienen ya aparcados.

Esto supondrá también hasta un cambio de costumbres. Ya no tendrán que recordar poner el móvil a cargar al llegar a casa. Tan solo tendrán que acordarse de sacarlo del bolsillo o del bolso para que incida sobre él la luz y pueda recargarse.

El equipo investigador de Manchester ha bautizado al material Energy Harvester o Recolector de Energía y consiste en todo un sistema de recuperación energética. El equipo de Nathan ha construido un prototipo que es capaz de convertir la luz ambiente en electricidad por medio de diversas células solares en un material de silicio amorgo hidrogenado situado en la pantalla del dispositivo electrónico.

Las pantallas de la mayoría de los dispositivos están compuestas de pequeños diodos emisores de luz orgánicos, también conocidos como OLED. En su emisión luminosa, solo un 36% de la luz se convierte en luz útil, siendo el resto pérdidas de energía luminosa que no se emplea para nada.

En este sentido el equipo investigador han previsto la situación de diversas de estas células fotovoltaicas que recuperan no solo la luz ambiente sino también la propia luz inútil que se emite desde la pantalla del teléfono.

También ha surgido algún inconveniente

La función principal de una batería recargable es precisamente eso, recargarse de energía. Pero cada ciclo de carga que realiza es un paso más hacia la muerte de la misma. En este caso, tal y como han indicado los investigadores de la idea, las células fotovoltaicas están constantemente realizando ciclos de carga y se temen que la duración vital de las baterías se reduzca significativamente por tanta fluctuación de carga y descarga.

Como medida correctora, están pensando, más que en la inclusión, en la integración con el sistema fotovoltaico de una capa de material supercapacitivo que ayude a recargar las baterías de forma intermedia, limitando así el número de ciclos de carga y aumentando por tanto la vida útil de la batería.